Esu habla de Compromiso y Culminación

Esu, el tema del compromiso y la culminación me ha venido a la mente. ¿Es algo sobre lo que deseas hablar? Espero tu conexión y tu sabiduría.

Jess, estoy aquí. Tengo la sensación de que es hora de abordar más detalles sobre lo que me pides. Este es un tema que hemos considerado y tocado, brevemente, antes.  Es un tema que tiene cierta complejidad con respecto a cómo la gente considera esta cuestión y cómo se integra en el plan de Cristo Miguel Atón para la cooperación en la Tierra.

Las personas que habitan en la tierra, por lo general, piensan que el compromiso es darse a los deseos de los demás.  Consideran que las ideas de la otra persona  son más racionales o inspiradoras y sienten que, en comparación, sus propias percepciones son insuficientes.       Perciben una sensación de inseguridad en sí mismos y aprovechan el plan del otro para tener confianza en aquello que han decidido hacer. Esto está fuera de equilibrio. Esa persona no entiende las verdaderas necesidades que tiene el otro, no importa cuán analítica o  persuasiva sea. El acto de imponer las propias ideas a otro es tan malo como el que la otra persona busque sustituir sus propias ideas por las de alguien que él percibe como mejores. Una de estas persona no ejerce suficiente responsabilidad sobre sí mismo, mientras que la otra, asume demasiada responsabilidad sobre el otro, sin una razón válida.

Cristo Miguel Aton pide que sus creaciones entiendan la relación que tienen con Él y que traten de explorar su existencia en la Tierra dentro de los parámetros que Él ha dispuesto. A los encarnados se les da libre albedrío, pero, sobre todo, sus decisiones, probablemente, se derivan o bien de abrazar la relación que tienen con su Creador y vivir de acuerdo con Sus planes, o bien de rechazar la clara unión que ofrece, afanándose por vivir en desacuerdo con sus bendiciones. Todo lo demás, realmente, se despliega a partir de estas dos opciones.

Cada uno de estos escenarios se define por el grado de aceptación del Creador. El concepto de responsabilidad juega un papel interesante en estas decisiones. Los que reconocen su unidad con Cristo Miguel Aton, por el contrario, descubren la gama de opciones a las que hacer frente expandiéndose exponencialmente. Toda la Creación está relacionada con el Creador y la conciencia individual de estar conectado a todo eso, trae consigo un sentimiento de profunda armonía y plenitud. Todas las decisiones son correctas cuando están alineadas con Cristo Miguel Aton. La sensación constante de afirmación crea un sentido de confianza en las percepciones y las opciones de uno mismo.

Esta profunda convicción acerca de la idoneidad de las decisiones, permite a la persona asumir la responsabilidad completa de todas sus decisiones y acciones. Todo está decidido en el diálogo con el Creador y, como resultado, todas las acciones son apropiadas. Esta persona reafirmada, no tiene necesidad de las opiniones o del dominio sobre otro, para determinar qué dirección ha de llevar su vida. Las personas que no escuchan el consejo de su Creador, están asumiendo el control de sus vidas sin la garantía de que estén tomando las decisiones correctas. Los resultados inmediatos pueden parecer un gran logro, pero las premisas de estas decisiones y las acciones subsiguientes, están desconectadas de las intenciones del Creador. El resultado final es siempre un fracaso, ya que no está en armonía con el plan de Cristo Miguel Atón para su Universo.

Las personas que no consultan con su Creador no toman en serio las responsabilidades involucradas en sus encarnaciones. En este momento el mensaje de Cristo Miguel Atón se está extendiendo globalmente y hay algunas personas que no tienen una comprensión certera de cómo se supone que ha de funcionar la Tierra. Los que opten por ignorar Sus deseos ya no tendrán lugar en la unidad de la Creación. Como Cristo Miguel Atón ha concluido, estos días de desarmonía y desequilibrio están terminando.

Ante esta realidad determinada, la noción de compromiso es diferente. El compromiso verdadero para la persona viene a través de la toma de conciencia sobre el papel que, él o ella, juega dentro del plan  del Creador. Un factor importante añadido es el conocimiento de que no hay un propósito individual que sea más importante o menos que otro. Este tipo de compromiso asegurado permite una responsabilidad individual completa. Todas las decisiones responsables se hacen después de un diálogo con el Creador para confirmar su idoneidad. Una vez que se han discutido las opciones, el individuo puede elegir libremente la línea de acción que mejor se adapte a su situación, dados los parámetros siempre cambiantes que influyen en estas opciones. El Creador no dicta los términos de las decisiones, ni determina las acciones consiguientes; se limita a aprobar o desaprobar las intenciones de la elección.

Una vez hecha la elección, las acciones elegidas deben ser llevadas a cabo. El Creador sigue apoyándolas aunque la decisión sea inadecuada para el propósito del individuo. La Creación da forma a las ideas y al hombre se le permite ser un co-creador en la Tierra a través de su naturaleza de libre albedrío. El hombre piensa en el contexto de su existencia y selecciona las líneas de acción. En justicia, también debe ser responsable de sus decisiones y sus resultados. A menudo no lo es. El resultado de sus elecciones puede ser ilógico o inesperado. Para evitar esto, la tarea del hombre es tomar conciencia de la importancia que tienen sus decisiones en el logro de su propósito individual dentro de este mundo creado. Muchas veces no logra seguir adelante con las intenciones de Cristo Miguel Aton.

La noción de culminación es un corolario de compromiso. Una vez que una persona se compromete a una idea, el concepto tiene una forma y una realización. Aunque los resultados finales varían, tienen una conclusión. Si la persona que toma una decisión tiene una conexión con el Creador y conocimiento de su papel individual en la creación, sus opciones muestran un fuerte compromiso con las intenciones que  Cristo Miguel Aton  tiene para él. Las decisiones, la secuencia de los acontecimientos y el resultado final, reflejan lo que el hombre quiere conseguir para su Creador.

Las acciones reconocen a su Creador, ya sea total o parcialmente. Si alguien ignora las intenciones de Cristo Miguel Aton, sólo está comprometido consigo mismo. Los resultados que logra sólo satisfacen a su ego. Esta finalidad auto-enfocada es discordante y está  desequilibrada  con las intenciones de la Tierra y el Universo. El poder de este resultado a menudo crea una barrera para otros que están procurando discernir su vínculo con el Creador.

Deberían ser capaces de reconocer su conexión individual por sí mismos, pero el poder de persuasión impulsado por el ego es demasiado fuerte como para contrarrestar su atracción. Muy pocos pueden reconocer la falta de armonía que crea esta línea de acciones con su propio propósito individual. Muy pocos son capaces de rechazar la atracción que este reclamo exterior tiene respecto a su sentido deformado  de ser. En contraste con esta perversa corrosión de propósito, los Trabajadores de la Luz tienen que asumir la tarea de crear vidas ejemplares centradas en decisiones equilibradas y acciones alineadas.

El conocimiento del propósito individual modela los parámetros de exploración, no los límites impuestos por la cultura o el poder. El compromiso reconoce la conexión, pero no restringe la elección. El Creador quiere experimentar plenamente su Creación y espera que sus creados descubran todo lo que sea posible. No limitado por el alineamiento con su Creador, el hombre tiene una infinita gama de opciones a realizar, que le permiten al Creador experimentar su universo a través de él. Las posibilidades son infinitas, y los resultados están más allá de la imaginación.

Esu

Traducido por Mario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA