Cristo Miguel Aton dice ¡Arriba el Telón!”

Voy a dejar la mesa abierta a todo el que quiera hablar. Siento la necesidad de comentar algo, pero no tengo asuntos, ni preguntas específicas. Sólo siento que hay algo de lo que hablar.

Jess, soy Cristo Miguel, como me llamáis. Tengo algunas cosas que decir más allá de lo que normalmente comentas y que van a ser buenas para vosotros. Estamos adentrándonos en una época, para los de la Tierra, que trae un cambio inminente y agitaciones drásticas. Los acontecimientos que se habían anticipado ya  están aquí. La defensa de la Tierra ha permitido el cambio hacia unas nuevas reglas de juego que conciernen a su propia restauración y a la revitalización de las cuestiones primordiales. El cambio está ocurriendo. Veis algunos rastros físicamente, pero hay más opciones que se están realizando en los niveles mentales y espirituales del hombre.

Permitidme señalar, en primer lugar, que toda la creación en este universo es mi idea, y que estoy experimentando mi manifestación en la Tierra en el conflicto que todavía está siendo perseguido. Yo estoy, en cierto sentido, en guerra conmigo mismo. Quiero una resolución, y estoy tomando medidas para poner fin a esta disputa. Yo soy por naturaleza equilibrado y unificado. Mi voluntad de explorar la dualidad y la libre voluntad se ha traducido en una larga historia de desequilibrio y división. Las lecciones de este estado de ser se les han enseñado una y otra vez, y ya no existen más posibilidades en cuanto a las interpretaciones o resoluciones alternativas.

He experimentado una gran cantidad de nuevas actividades que  me han permitido aprender opciones que nunca antes habían sido previstas. Entiendo mucho más acerca de cómo este nivel de existencia opera y he visto de primera mano los problemas que se producen. Estoy involucrado en todo y tengo plena conciencia de todo lo que el hombre ha intentado y experimentado. Estoy en el hombre cuando toma sus decisiones, y por desgracia,  he sido ignorado demasiado tiempo. Mi voz es ignorada. A menudo ni tan siquiera se escucha. El hombre vive su vida, -y eso es lo que yo quería-, pero no hasta tal nivel de desconexión que ha crecido hasta suponer que eso es lo normal.

Se ha tomado la decisión de transformar este nivel de confusión y lucha en uno de enfoque y cooperación. Este decreto ha venido de la Fuente Creadora, como la llamáis. El plazo para este experimento ha terminado. Se me ha permitido examinar los paradigmas de mi Universo hasta que adquiriera todo lo que hay que conocer que es único y creativo. La Tierra es parte de un mecanismo cosmológica mucho mayor que se está dirigiendo hacia una nueva formación y propósito. Lo milagroso es que al hombre se le ha dado la oportunidad de ser testigo de gran parte de esta reforma. Esta participación es  nueva y no probada dentro de la dimensión universal donde os encontráis en la actualidad, el hombre ha sido bendecido con la oportunidad de ser parte de todo ello.

Hemos hablado de las responsabilidades. El hombre ha venido a la Tierra para aprender y experimentar. Su elección fue participar en una existencia difícil que implicó la búsqueda de su propósito sin saber muy bien dónde estaba o incluso quién era. El hombre ha sido manipulado y engañado por su ignorancia e ingenuidad. Otros han tomado el control y han utilizado a la mayor parte de los habitantes como objetos para que les proporcionaran las cosas que requerían los deseos personales de los controladores. El hombre ha estado ciego en esta situación y sólo un atisbo de mi esencia ha estado proporcionando un sentido de juicio y discernimiento. No lo suficiente como para causar un despertar.

Hemos proporcionad herramientas y guías para desencadenar cierto sentido de insatisfacción con las circunstancias presentes. Ejemplos y demostraciones mostraron alternativas; guías y maestros indicaron métodos más productivos que utilizar con los que lograr resultados más satisfactorios.

La responsabilidad del hombre en la Tierra era tomar lo que estaba disponible y utilizarlo para encontrar la verdad de su existencia. Tenía la obligación de examinar su vida y encontrar una manera de volver a sus orígenes espirituales. Algunos lo hicieron, la mayoría no lo hizo.

Ahora he proclamado el fin a este experimento en este laboratorio. El hombre ha escogido su posición en su nivel básico. Todavía no puede estar consciente de su elección, pero está siendo confrontado con un espectáculo cada vez más visible de la traición y la complacencia con la que ha cooperado hasta ahora. Su conocimiento está pronto para ser completo. A los que han intuido el problema les será más fácil darse cuenta de la dirección alternativa a la que deben dirigirse. Los demás, los que han ignorado sus presentimientos, encontrarán que su futuro es una continuación de este intento de conocer los errores de su ceguera.

La elección de la Tierra ha sido despertar y pedir la renovación y la ascensión espiritual. Se hace necesario que la configuración actual de Tierra sufra una gran conmoción l para que sus cambios sean profundos. Esto producirá caos e inestabilidad geográfica. Las placas continentales tienen que moverse y reajustarse. La atmósfera que rodea la Tierra debe ser transformada. Estos cambios deberán tener lugar antes de que la Tierra pueda pasar a una frecuencia más alta de equilibrio y libertad.

Vamos a hablar acerca de tu papel en todo esto. Hemos hablado de este servicio en muchas ocasiones. Viniste a la Tierra para ayudar a ajustar el desequilibrio que se había desarrollado por la influencia que los del mundo exterior habían provocado en las concepciones de los que habían elegido experimentar la vida en la Tierra durante la llamada época de Atlantis. El hombre estaba desarrollando su sentido del razonamiento y su capacidad de evaluar las circunstancias que estaba experimentando. Esto era necesario para que aprendiera cómo se había alejado tanto de su vínculo directo con la verdad espiritual. Su existencia se fue haciendo cotidiana y automática; la comodidad y la aceptación ciega estaban eliminando la necesidad de perfeccionar su capacidad de discernir. Por desgracia, esta es la misma situación que hay ahora.

Llegaste para mostrarles una manera de cómo utilizar sus circunstancias para que volvieran a conectarse con su olvidado conocimiento interior. Las situaciones mismas podrían convertirse en herramientas para examinar sus propios prejuicios personales y sus reacciones. Habías creado un sistema que utilizaba lo mejor de las creaciones humanas como modelos por excelencia. Los productos, que empezaron a conocerse como arte, proporcionaban las creaciones más perfectas. Su estructura y los mensajes que comunicaban conducían al hombre a un nivel superior de conocimiento espiritual. El arte se convirtió en la mejor guía para la conciencia interior y la claridad.

Ciertos hombres se inspiraron para expresar esta conciencia interior en obras que, a su vez, influían en los demás. Los artistas comprendieron que había maneras de utilizar materiales externos para ejemplificar su propia visión personal. Cada una era diferente y única porque supieron cómo utilizar sus puntos de vista individuales para manifestar las creaciones que expresaran sus realizaciones individuales. La agenda personal de cada persona era distintiva, como lo fueron las creaciones que ejemplificaron sus visiones únicas.

 

 

 

Cada creación encontró el patrón de vibración energético que necesitaba para manifestarse. Voy a explicar ese proceso con mayor claridad. El hombre puede percibir que él es un objeto físico sólido, pero esto es un error. Toda la creación es energía y luz moviéndose, mediante un número infinito de velocidades, de un punto a otro. Un pensamiento es un cent ro de flujo energético particular que se mueve en una dirección especifica. Cuando esta onda o ráfaga de energía interactúa con otro centro de energía, se sincroniza con ella y la naturaleza de esa interacción hace que sea comprensible.

El pensamiento objetivado adquiere como resultado una forma  sólo si el emisor y el receptor pueden asimilar dicha interacción. El efecto de esta reacción entre las dos energías que se cruzan, es entendido por el pensamiento originador sólo en la medida en que lo que se observa puede ser medido por las experiencias previas. El autor de la idea sólo puede mirarla, por así decirlo, y valorarla desde su perspectiva personal. La naturaleza de la asimilación puede ser medida por el receptor sólo a través de su similitud con la gama de sus propias experiencias anteriores. Debido a la singularidad de las memorias y experiencias individuales, tanto el iniciador y como el receptor, perciben el pensamiento creado de manera diferente. La comunicación más verdadera es la que presenta menos diferencias en su comprensión.

El hombre es un centro de energía que se mueve a diferentes velocidades. Estas diferentes frecuencias son atraídas por otras energías que se mueven a velocidades similares. Os he dicho que mi cuerpo físico en la actualidad se entiende mejor como una concha rodeada por mi verdadera esencia. Entro en la concha y hago que funcione de una manera humana. Vuestro cuerpo físico en la Tierra funciona de una manera similar. Tu verdadero yo es un centro de energía que vibra a diferentes velocidades. La energía circundante que define tu identidad personal es la más rápida en movimiento e interacción. Se conecta con tu universo mediante la formación de una identidad que es discreta pero conectada. Las distintas capas de energía  interactúan con otras energías. La información que se recoge es asimilada entonces por tu centro energético. La información que se recibe llega vibrando a diferentes velocidades, dependiendo de la fuente en la que se origina esa energía. Luego tu campo de energía se sincroniza con los datos recibidos. Los diferentes tipos de información provocan reacciones en las diferentes capas de tu campo energético -algunas más lentas que  otras. Estos niveles de capas se comunican con los diferentes segmentos de lo que constituye tu conciencia y comprensión.

Se os ha dicho que hay siete capas en vuestra aura. En general, esta es una buena descripción de los diferentes tipos de interacción que os sobrevienen y que definen quién sois. Cada capa, con su propia gama de entrada de energía, tiene un nivel de vibración más lento que la anterior. El cuerpo físico, que se percibe como un sólido, siempre será energía en movimiento, pero a una velocidad que el ser humano identifica con lo físico. Este estado físico es vuestra propia concha que da forma a vuestro cuerpo energético en esta dimensión y en esta densidad. Fue diseñado para funcionar de esta manera. Vuestro yo real de energía está vinculado a esta cáscara y proporciona la información que el cuerpo utiliza para funcionar aquí. La capa de energía que rodea vuestro caparazón físico, contiene información acerca de la composición del cuerpo que se ha elegido, incluyendo la naturaleza de sus órganos y de los otros sistemas físicos. Este nivel de energía está más directamente en contacto con la concha y transmite la información que recibe al cerebro para que éste lo transmita al mecanismo interno.

La siguiente capa circundante se sincroniza con la energía que da forma a los sentimientos y las emociones. Los conflictos emocionales se registran con mayor intensidad en este nivel. Estas longitudes de onda en su mayoría coinciden en mucho con los de la música y el sonido. La siguiente capa hacia arriba se conecta con el pensamiento individual y el discernimiento y es independiente de las reacciones emocionales. Este nivel se conecta con las frecuencias involucradas en la percepción del color y la luz. La energía más rápida, que vibra por encima de la capa mental, conecta con el propósito espiritual de la persona y sus recuerdos cósmicos. La capa por encima de ésta vincula a la persona con su identidad personal y su singularidad espiritual. El nivel más alto es multidimensional y se conecta con el propósito del alma.

Todos estos niveles de energía constituyen un individuo y se desarrollan al madurar a través de las diferentes edades, sin embargo, muchos tienen embotado su crecimiento espiritual y nunca se elevarán por encima de los  niveles inferiores de las reacciones emocionales o del análisis mental. Estos humanos son conscientes de su naturaleza espiritual ni de su conexión con el universo del que forman parte.

La tarea que asumiste al venir aquí fue la de encontrar un método mediante la cual el hombre podría elevarse hasta los niveles más altos de su identidad espiritual. Dirigiste el desarrollo del arte como una metáfora de la conciencia espiritual, sabiendo que el hombre se sincronizaría con estos patrones vibratorios y asimilaría la verdad espiritual que representaban. Las obras de arte se convirtieron en patrones de crecimiento y reflexión, representando la aproximación más cercana a la verdad espiritual. El arte visual y la música y los resultados descriptivos mediante las palabras y lenguajes, establecieron patrones de  interacción equilibrada y existencia armoniosa. Aunque estos ejemplos puedan haber resultado muy empañados, todavía proporcionan la guía más confiable del hombre para su naturaleza espiritual personal. El hombre depende  del arte para refrescar su civilización y estimular su crecimiento.

En un sentido verdadero, el hombre se ha convertido en su arte -para bien o para mal. Refleja sus preocupaciones y sus respuestas a sus intentos de ignorar la verdad espiritual en su propia esencia. Cada persona tiene un patrón vibratorio diferente y cualquier información con la que entre en contacto la asimilará con mayor o menor éxito. Si la frecuencia vibracional es muy diferente a la propia, no va quedar registrada ni va a conseguir que sus vibraciones personales se sincronicen con esa frecuencia diferente. Es esta la razón por la  que ciertos estilos de música o algunos colores no son tan atractivos. La frecuencia vibratoria que emiten no coincidirá fácilmente con el patrón vibratorio humano distintivo de esa persona. Por otro lado, si una persona está fuera de equilibrio y le falta algún aspecto de su identidad vibratoria, entonces el introducir esas frecuencias equilibradas de la música o el color pueden hacer que el oyente u observador asimile este componente de equilibrio.

Una vez que estas vibraciones de equilibrio son asimiladas, el receptor incorpora este nuevo patrón de energía artística en las ideas que él mismo crea y emite. La verdad espiritual del arte ha reformado la  perspectiva espiritual de la persona e influido en la forma en que interactúa con su entorno. Sus creaciones ahora comienzan a ejemplificar el arte que le ha reformado y tiene una nueva conciencia de la forma en la que debería vivir en armonía con sus semejantes.

El papel de los trabajadores de la luz, como se llaman a sí mismos, será preservar estas verdades espirituales y seguir enseñándoselas a otros. Algunos lo harán a través del arte y de las ideas que han sido incorporadas. Otros encarnarán la naturaleza creativa que habían aprovechado los artistas en el pasado y lo utilizarán para generar nuevas ideas y metáforas de la ascensión espiritual. No todo ha de ser lucha y caos. La mayor parte de lo que hacemos   – y la mejor- será la de guiar al hombre a la búsqueda de su propia naturaleza espiritual en su sentido más real y completo. Ahora es el momento de que esto comience. El escenario está listo para una nueva actuación y los actores tienen sus papeles en la mano.

¡Arriba el telón!

Cristo Miguel Aton

Traducido por MP

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anti-spam: complete the taskWordPress CAPTCHA